RUS
UKR
RUS
BG
Youtube
Facebook
Suscríbete a las noticias
Espalda
La estabilización de carbón

El carbón vegetal tiene las propiedades paramagnéticos debidas a la presencia de macroradicales (los centros paramagnéticos). La presencia de macroradicales determina la reactividad alta de carbón relativamente al oxígeno.

El carbón vegetal caliente cargado del horno de carbón absorbe el oxígeno del aire y con esto se calienta aún más, lo que puede producir su combustión espontánea. Los carbones quemados a bajas temperaturas y con el contenido de hasta 30 % de volátiles tienen una capacidad mayor a la combustión espontánea. La temperatura de la autocombustión de tales carbones está bajo de 150 °C. El carbón vegetal con bajo contenido de volatiles se puede inflamar a temperaturas superiores a 250 °C. El carbón cargado absorbe el 0,5-2% de oxígeno de la masa de carbón del aire al de 30 a 90°C por 1 hora; al mismo tiempo los productos bajos moleculares, en primer lugar, el agua (0,3-1,5%), que se liberan del carbon.

La combustión espontánea del carbón vegetal es el resultado de su oxidación, desarrollada rápidamente con un rápido aumento de la temperatura bajo la influencia de los centros paramagnéticos, que estan en el carbón. Es un proceso de cadena ramificada, que tiene ciertos parámetros críticos. Si estas parámetros en caso de contacto de carbón con aire (la concentración de los centros paramagnéticos, la temperatura, la concentración de O2 y las dimensiones geométricas de la masa de carbón) no serán superadas, el carbón no se inflame.

A partir de ello, se puede concluir que la estabilización del carbón vegetal caliente puede ser realizada mediante su enfriamiento controlado por el aire en transportador. Las condiciones óptimas de este proceso:  la temperatura del carbón en el momento de la descarga de la retorta vertical es 170 °C, la altura de la capa de carbón en transportador - de 60 a 100 mm, tiempo de enfriamiento - 7 min, la temperatura de carbón, que viene del transportador - 70-80 °C. En estas condiciones, el carbón absorbe el oxígeno del aire, no calentando, se estabiliza y pierde la capacidad de la combustión espontánea.  Cuando la temperatura ambiente es baja, el carbón se enfría demasiado rápido y no consigue estabilizarse, por lo que en invierno la cubierta del transportador debe ser termoaislado.

 

email
×

Ha introducido un E-mail incorrecta.

×

Dicho E-mail ya está involucrado en el boletín.

×

Ahora está suscrito a nuestro boletín de noticias.

    ‎‎+38093 958 74 14

    ‎+38063 959 25 59

    ‎+38096 883 24 68

    ‎‎+35989 558 19 04

GreenPower 

e-mail: info@piroliz.org